Buscador

Translate

Medio Oficial

viernes, 18 de noviembre de 2016

Crónica Festival TerrorMolins 2016 día 7


De todo tiene que haber en la viña del Señor. Esto lo podemos comprobar en esta interesantísima jornada, la cual aglutina todos los ingredientes para que, como mínimo, no la dejemos escapar. Cuando veáis la programación no podréis más que lanzar un profundo grito de admiración.

Empezamos bien pronto este jueves con la Proyección Escac para Institutos, un acontecimiento que lanza al aire una serie de propuestas, entre las cuales podríamos destacar un par. La primera, incentivar a los jóvenes a que tomen en cuenta una profesión a la hora de planificar su futuro. La segunda, meter en el cuerpo ese gusanillo de amor al cine, si puede ser de terror, mejor.

Tenemos que esperar hasta la tarde para empezar lo que son los visionados de los films. Para empezar una premier catalana, Darling de Mickey Keating, autor también del guión. El rodaje tuvo lugar en Nueva York durante doce días e, influenciado por las películas de terror de los años sesenta, decidió rodarla en blanco y negro, algo que, como hemos podido comprobar en innumerables ocasiones, hace que todo parezca incluso más perturbador. En el papel protagonista nos encontramos con Lauren Ashley Carter, vieja conocida nuestra por su participación en The Woman de Lucky McKee. Del resto del elenco destacar a un mito como Sean Young (Blade Runner y la más reciente Bone Tomahawk) y a Larry Fessenden (Southbound y In a Valley of Violence). Darling es una joven solitaria que poco a poco va descendiendo hacia el infierno de la locura.


Toca hacer un descanso, en esta ocasión literario, para asistir a la presentación del libro "Puede ser contagioso. Las mutaciones en el cine de género" de la editorial Hermenaute, obra coral coordinada por Albert Galera. Han colaborado en el mismo: David Izquierdo, Jaume Claver, Sergi Sanmartí, Manel Calpe, Fausto Fernández, Quim Crusellas, Javier Rueda, Gerard Fossas, Israel Paredes, Rafael Dalmau, Jordi Puigdomènech y el mismo Albert Galera. Como podéis comprobar, grandes plumas para un tema que ha estado muy presente en la historia cinematográfica. Destacar que el prólogo va a cargo de Jesús Palacios.

Volvemos al cine para asistir a una interesante sesión doble. La primera de las cintas es la norteamericana The Eyes of My Mother. En la dirección y guión Nicolas Pesce que hace su debut. Estamos ante otra obra que usa el blanco y negro, cosa que en una ópera prima es de admirar. No queremos que lo veáis como algo pretencioso, esa tonalidad ayuda en la narrativa de la cinta. Sin duda The Eyes of My Mother es una de las apuestas indie de terror más arriesgada en los últimos años y creo que solventa el entresijo de manera más que solvente. Nos quedamos atrapados en sus escasos 76 minutos. Entre el reparto destacar a Kika Maglhaes, Olivia Bond y Will Brill. Una familia portuguesa afincada en medio de la nada, solo acompañados por el espeso bosque, reciben una terrible e inesperada visita. Tras la cual nada volverá a ser lo mismo. Sigue la vida de la pequeña Francisca y su familia a lo largo de los años y como una inoportuna visita les marcaría para siempre.

Para finalizar este increíble doble programa tenemos la premiere catalana de origen británico K-Shop del debutante Dan Pringle en su dirección y guión. Es una mirada muy interesante y en cierta manera cómica, de los excesos etílicos en el Reino Unido. El mismo Pringle la ha etiquetado como thriller contemporáneo aderezado con humor y violencia. Una cosa a destacar es su frenético ritmo que va in crescendo conforme van pasando los minutos. Esto también tiene su parte negativa, como podría ser la falta de tiempo para que el espectador procese las emociones o reacciones de su protagonista, lo que la hace un poco menos realista. Entre los actores Ziad Abaza, Reece Noi, Scot Williams y Ewen MacIntosh. El estudiante Salah pierde a su padre después de un altercado con una pandilla de clientes borrachos. Superado por el dolor, la presión de sus estudios y el negocio fallido de su padre, Salah, empieza una guerra contra los borrachos que inundan sus calles.

Maravillosa en todos los sentidos, este día ha sido realmente espeluznante. Lo bueno, o lo malo, es que lo mejor está por llegar.