Buscador

Translate

Medio Oficial

domingo, 13 de noviembre de 2016

Crónica Festival TerrorMolins 2016 día 2


Empezamos esta segunda jornada ya entrada la tarde. Nos espera una sesión infantil como preámbulo de uno de los platos fuertes del Festival, que no es otro que la Sección Oficial de Cortometrajes. Como en ediciones anteriores, la proyección de los títulos se divide en dos bloques. Los numerosos espectadores tienen de estar atentos, al finalizar cada bloque han de votar. El premio del público es muy importante ya que expresa la opinión de los que realmente degustan y sufren estos mini-films. Seguramente será una decisión difícil, puesto que la calidad está presente en todos ellos.

Para no cansaros, haremos una breve descripción de cada uno de ellos:

Behind de Ángel Gómez Hernández (España) – Arianne es una madre divorciada obsesionada con la idea de que su bebé caiga en manos de su ex marido. Conoce a Leonor, una anciana visionaria. Al volver a casa con su hijo, vivirá una noche de auténtica pesadilla.

Quenottes de Pascal Thiebaux y Gil Pinheiro (Francia-Luxemburgo) – Una psicópata vive obsesionado con su colección de trofeos dentales. Para ella, un diente perdido es inaceptable. Hay que reemplazarlo…, por todos los medios.

Monsters de Steve Desmond (Estados Unidos) – Jenn vive en un búnker subterráneo protegido de los monstruos que asolan el mundo. Hoy es un buen día para salir a la calle…

Save de Iván Sáinz-Pardo (Alemania) – Amanece. Un bebé rompe el silencio. ¿Podrás contener la respiración?

Semper Fidelis de Maciej Gajewski (Polonia) – Hay espejos en los que mejor no mirarse.

Dawn of the Deaf de Rob Savage (Reino Unido) – Cuando un sonido extraño infecta a toda la población, un grupo de personas sordas debe unirse para sobrevivir.

Bunker Game de Lionel Compte (Francia) – Un hombre encierra a una niña en un bunker. Juegan al Conecta 4. Si gana, se le permite comer.

Kookie de Justin Harding (Canadá) – Bree es un deshonesto niño de 9 años de edad que recibe a un aterrador visitante después de una clase terrorífica.

Still de Oliver Park (Reino Unido) – Una figura enmascarada acosa a una mujer mayor.

The Ghost de Sueng-Hyeun Lim (Corea del Sur) – Mi-young, saca dinero extra con los dientes de oro de los cadáveres que llegan a la morgue donde trabaja. Un día llega un cuerpo sin identificar.

No Caller I.D. de Guy Pigden (Nueva Zelanda) – Una mujer joven recibe una llamada misteriosa por la noche. Después de varios sucesos extraños, se da cuenta de que no está sola y que puede estar en grave peligro.

Dolls de Keith Allot (Reino Unido) – Zoe escucha una música proveniente de la habitación de Jimmy. Una vez allí, y rodeado de muñecos, éste le dice que solo se pueden mover cuando la música pare.

Obscurum de Frederic Garçon (Bélgica) – Una joven espera el resultado de una intervención quirúrgica realizada en un intento para parecer “normal”.

Lily de Sylvain Pelissier (Francia) – Myriam es una asistenta social que está al cuidado de un imposibilitado septuagenario viudo. Su comportamiento con el anciano es detestable. Sus viles actos, realizados a diario, serán tomados en cuenta.

Max de Ryan Paturzo-Polson (Australia) – Max es el nuevo amigo imaginario de Charlie. Al principio le proporciona gran alegría, pero su mundo cambia cuando comienza a estar rodeado de unos acontecimientos oscuros y extraños.

Knock Knock! de Maxence Rapp (Francia) – Una chica joven se prepara para poner en su casa un espejo nuevo que ha encontrado en un mercadillo, cuando de pronto llaman a la puerta. Cuando va a abrir, descubre una caja en el descansillo. La chica se prepara a abrir la caja, cuando unos golpes empiezan a sonar en toda la casa. ¿Quién está golpeando de esta manera? O más bien, ¿qué es lo que está golpeando?

The Disappearence of Willie Bingham de Matthew Richards (Australia) – Willie Bingham es el primer hombre que se somete a un nuevo programa. Ha sido revisado por el Estado y trata sobre la pena de muerte.

Tras la sesión de cortometrajes de alto voltaje, toca relajarse un poco. No os diremos cómo, tan solo os invitamos a venir hasta Molins de Rei para que lo comprobéis.