Buscador

Translate

Medio Oficial

jueves, 31 de marzo de 2016

Rabid Dogs review


Título original: Enragés

Año: 2015

Duración: 100 min.

País: Francia

Director: Éric Hannezo

Guión: Michael J. Carroll, Yannick Dahan, Éric Hannezo, Benjamin Rataud

Música: Laurent Eyquem

Fotografía: Kamal Derkaoui

Reparto: Lambert Wilson, François Arnaud, Franck Gastambide, Guillaume Gouix, Gabrielle Lazure, Virginie Ledoyen, Hedi Rian, Nathaly Thibault, Christopher Tyson


Llevando el clásico a su forma más visceral.

Crear buenos guiones a día de hoy es muy difícil, cierto es que no todo está inventado pero poco le falta. Pero faena aún más difícil que innovar y llevar algo fresco a la pantalla, es escoger una cinta de culto o que en su día ya era un bombazo y reinventarla para que en la actualidad nos funcione. Pues pese a que nos guste o no el producto final, es de alabar el trabajo de Éric Hannezo que ha sido capaz de traernos el clásico del italiano Mario Bava y actualizarlo al cine de nuestros tiempos.

Después de un atraco algo fallido el grupo de ladrones intenta escapar como puede, en su huida se toparan con un padre que lleva a su hijo enfermo al hospital, con lo cual aprovecharan para cogerlos de rehenes y así tener un vehículo de huida. La fuga se les ira de las manos a medida que avanzan los quilómetros, sus rehenes empiezan a preguntarse hasta cuándo van a seguir con vida y ellos empiezan a dudar si lograran escapar de esta a salvo.

Hannezo se aleja del cine italiano como lo fue originalmente Cani arrabbiati, para regalarnos un producto mucho más visceral como lo es el cine francés, incluso con bastantes reminiscencias al cine visual de Nicolas Winding Refn en Drive. Tal vez por esto mismo, el alejarse tanto del clásico a nivel visual y narrativo es por lo que para muchos pierde respecto a la original del  1974. Personalmente creo que si nos dijeran que no está basada en el film de Mario Bava le haría un favor a sí misma la cinta de Éric Hannezo. Cierto es que su guión viene a contarnos básicamente lo mismo pero el tempo y la narrativa son completamente diferentes.

Uno de sus puntos flojos es precisamente el ritmo, pues el metraje empieza de forma endiablada para decaer conforme pasan los minutos y no despertar casi hasta su tercio final, donde arranca con otra explosión de violencia. Si la partimos en 3 segmentos claramente el segundo tercio es donde más se pierde en sí misma y puede lograr que más de un espectador desconecte totalmente.

Por otra parte hablaré de lo que me parece su parte más positiva, y es que como antes decía ese olor que desprende a thriller francés, tan visceral y cruel le sienta a las mil maravillas, y hay que reconocer que visualmente tiene momentos sensacionales. Solo recomendar una escena que se me quedará marcada por años, de fondo suena Creep, reversionada por Scala and Kolacny Brothers mientras la cámara recorre el interior del coche con nuestros protagonistas, sinceramente la piel de gallina.

En cuanto a las actuaciones, sinceramente creo que en conjunto están fenomenales destacando tal vez por encima del resto un espectacular Lambert Wilson. Pero como digo en general nadie chirría y todos están geniales en su trabajo.

Creo que ha sido muy atrevido por parte del director debutar con semejante hándicap como es el llevar un clásico italiano a un revisionado hoy en día. Pues creo que Rabid Dogs donde más sufre es en la comparativa entre ambas cintas. Creo que la mejor manera de disfrutar de esta cinta es verla sin pensar en el magnífico trabajo que Mario Bava había realizado años atrás, pues como thriller funciona bien, aunque tampoco quedará para el recuerdo, consigue entretener y dejar en nuestras cabezas varias escenas realmente potentes.

Firma: Omar Parra
@Omar_FTW