Buscador

Translate

Medio Oficial

domingo, 11 de octubre de 2015

The Gift review


Título original: The Gift

Año: 2015

Duración: 108 min.

País: Estados Unidos

Director: Joel Edgerton

Guión: Joel Edgerton

Música: Danny Bensi, Saunder Jurrians

Fotografía: Eduard Grau

Reparto: Jason Bateman, Rebecca Hall, Joel Edgerton, Beau Knapp, Allison Tolman, David Denman, P.J. Byrne, Tim Griffin, Beth Crudele.


Electrizante regalo cinematográfico.

De entrada agradecer a Joel Edgerton que decidiera ponerse detrás de las cámaras. Supongo que eso debe ser el objetivo final de todo cineasta. En The Gift tiene un debut apoteósico, puesto que es el artífice total de ella, tanto en la dirección, el guión y un importante papel actoral.

Vayamos por partes. La historia es muy original con el mérito de que toca un tema que ha sido llevado con asiduidad a la gran pantalla, pero al verlo desde otro prisma sorprende agradablemente. Estamos por tanto ante un gran guión que tiene la meritoria y últimamente no tan utilizada vuelta de tuerca, eso sí, un tanto disimulada.

Las apariencias engañan y eso queda plasmado de manera magistral conforme va avanzando la cinta. Es un in crescendo tranquilo, sin violencia gratuita y ni una gota de sangre. Pero la tensión es palpable, a cada minuto que pasa. Algún susto sabiamente introducido no nos lo vamos a ahorrar, como todo buen thriller que se precie. El lenguaje cinematográfico aquí es claro, conciso y sin grandes alardes, tanto técnicos como actorales. No hace falta.

Simon y Robyn son un matrimonio de triunfadores que cambian de domicilio por motivos laborales. Pronto reciben la visita de un ex compañero de colegio del marido, Gordo, que tiene la extraña costumbre de dejarles misteriosos regalos. Poco a poco se va descubriendo un secreto. Han pasado veinte años, pero las terribles consecuencias aún están vigentes.

Magnífica película que deja con la agradable sensación de haber visto un producto de calidad, quizás enfocado con demasiada seriedad, pero se le puede perdonar, el tema que toca es delicado y si hubiera tratado más a la ligera hubiera perdido credibilidad, no obstante soy partidario de introducir como mínimo algo de ironía, llamarme raro. Como sé que lo estáis esperando os daré una pista: su ligera semejanza a Mystic River de Clint Eastwood.

No quisiera pasar por alto la fotografía de Eduard Grau, no porque sea uno de los nuestros, que también, sino porque estamos ante un joven talento responsable de innumerables producciones y que en este film deja su personal sello con unas imágenes que quitan el hipo por su belleza plástica.

En cuanto a las interpretaciones decir que no son de lo más importante, pero tened en cuenta que nos encontramos ante una gran terna: Jason Bateman, Rebecca Hall y el mismo Joel Edgerton. Cuesta decidir cuál de los tres es el protagonista, lo que da cuenta de la brillantez con que acometen su trabajo. El primero borda la interpretación de un brillante ejecutivo algo falto de escrúpulos. Ella lleva a la gran pantalla una esposa atormentada pero inteligente. En cuanto al último, se guarda la baza de un malvado que al final no lo es tanto.

Para acabar comentar que es un film redondo, al cual pocos defectos se pueden sacar. Seguramente después de verlo estaréis un tiempo dándole a la cabeza, estamos por lo tanto ante algo que no es de consumo rápido. Está pensado como un gran manjar que necesita su tiempo de digestión.

Firma: Josep M. Luzán.