Buscador

Translate

Medio Oficial

miércoles, 5 de agosto de 2015

La Carne Cruda review


Título original: La Carne Cruda

Año: 2013

Duración: 19 min.

País: España

Dirección: Samuel Lema

Guion: Samuel Lema

Fotografía: Luis Solarat

Música: The Left Hand Path, Saúl Chapela

Reparto: Carlos Villa, Rubén Ríos, Susana Caamaño, Jorge Taboada


Una sencilla historia de terror brutalmente explicada.

Cuando empezamos a pensar como describir un corto, ya vamos con pies de plomo intentando no explicar cosas que sean demasiado evidentes. Este formato cinematográfico tiene este peligro. Cuenta con la ventaja, eso sí, de que si se hace demasiado tedioso no dura mucho el sufrimiento. En La Carne Cruda lo que podría parecer algo negativo como es su, para mi gusto, excesiva duración, acaba convirtiéndose en una anécdota, puesto que su ritmo es perfecto y para nada cansino. Con esto quiero decir que se hace entretenida, por un lado, y cruda, muy cruda por otro, lo que encaja perfectamente con su título.

Y es que hay maneras diferentes de explicar una misma historia. Samuel Lema ha optado por la más dura, yendo al grano sin demasiados miramientos a la hora de mostrarnos los efectos que puede producir la locura. Sus justos y escatológicos efectos especiales, obra de Rubén Ares, harán que a más de uno se le revuelva el estómago. A los que no sean de ese tipo de público, tranquilizarles puesto que está rodado con mimo, destacando la excelente fotografía, casi en su totalidad en blanco y negro, de Luis Solarat en un alarde de picados y contrapicados, cosa que la acerca a un tipo de cine llamémosle surrealista.

Desde su niñez, Hansel ha tenido una obsesión, devorar a un ser humano. Su muñeca apenas puede paliar ese obsesivo sentimiento, con lo que decide pasar a la acción. De todo hay en la viña del Señor, lo malo es cuando no queda más carne por devorar.

Guión sencillo pero efectivo de un tema que ha sido llevado al cine en innumerables ocasiones, siendo la parte más meritoria la insana dirección. Meticulosa al cien por cien, nos describe plano a plano algo que nos dejará mal cuerpo, el hecho de insistir en mostrarlo tan detalladamente da fe de que la intención inicial se ha cumplido con creces. Quizás uno de sus puntos negativos sea precisamente esa crudeza, aunque el arte sigue siendo arte póngale el vestido que le pongas. Muy acertada la idea de cambiar del riguroso blanco negro a un mortecino color en ciertas partes de la cinta. En la parte musical tenemos al grupo de nombre esotérico The Left Hand Path.

En cuanto a las interpretaciones destacar, como no, a Carlos Villa. Sin muchos aspavientos consigue reflejar un personaje atormentado y obsesivo. Por otro lado Rubén Ríos recrea a un convincente y pasivo Toni. A Susana Caamaño le toca interpretar a una madre un tanto peculiar y finalmente Jorge Taboada hace de Hansel en su niñez. Atentos a su tremebunda mirada.

Para finalizar decir que es una obra personal y atrevida, no por lo que cuenta si no como lo cuenta. La sencillez de su planteamiento hace que gane enteros cuando se visiona y eso es una gran virtud.

Firma: Josep M. Luzán.