Buscador

Translate

Medio Oficial

miércoles, 14 de octubre de 2015

Stung review


Título original: Stung

Año: 2015

Duración: 87 min.

País: Alemania

Director: Benni Diez

Guión: Adam Aresty

Música: Antonio Gambale, David Menke

Fotografía: Stephan Burchardt

Reparto: Clifton Collins Jr., Jessica Cook, Matt O’Leary, Tony de Maeyer, Peter Stormare, Lance Henriksen


Una gamberrada sangrienta y divertida.

Desde la llegada del digital las monster movies se han convertido en un sinónimo de la serie B. Es cierto que cada año se escapa alguna producción con más dinero de la media destinado a alguna de estas producciones, pero seamos realistas, es mucho más fácil realizar monstruos de 30 metros con el ordenador que no con las técnicas tradicionales. Al fin y al cabo todo es una cuestión de dinero. Por este motivo, estoy de celebración, tras ver Stung he vuelto a revivir esas viejas joyas de los 80 donde el maquillaje, los monigotes de cartón piedra y los animatronics estaban a la orden del día. Aunque el film que nos ocupa también tiene su parte digital, aparte de que tener un buen equipo de FX detrás ayuda, también ayuda el tener un 50/50 con efectos artesanales.

Julia y Paul son los encargados del catering en una fiesta privada cargada de vejestorios snobs. Lo que prometía ser la noche más aburrida de sus vidas pronto se torna en una lucha por la supervivencia del más fuerte. Pues se las tendrán que ver contra un grupo de abejas mutantes de lo más cabreado.

Estamos ante la película debut de Benni Diez al frente de la dirección, el cual anteriormente había trabajado en varios cortometrajes. Este señor sabe lo que es otorgarle un ritmo endiablado a una cinta que lo pide a gritos, trabajo que a nosotros puede parecernos sencillo y lógico, pero cuantas veces nos hemos dormido en otros films de este género porque no quieren enseñarnos acción a ningún precio. Por otra banda tenemos el guión, obra de Adam Aresty, la historia es simple y tópica, cargada de locuras e incongruencias, pero lo bien que funciona y las risas que nos echaremos gracias a todo esto, pueden ser monumentales. Después de todo, no siempre tenemos la oportunidad de ver a abejas mutantes de 3 metros descuartizar a vejestorios en una fiesta.

Las protagonistas de Stung son sin duda las abejas, pero hay que poner cara a sus otros protagonistas, los sufridos de la historia están encabezados por la pareja compuesta por Jessica Cook y Matt O’Leary, los cuales no están mal, pero les falta algo de química entre ellos. En cambio voy a mencionar a un secundario de lujo, pues tener en pantalla al mítico Lance Henriksen siempre llena.

El problema de esta película es tomársela en serio. Cuando es un producto que no se toma en serio a sí mismo, cargado de chascarrillos que funcionan a la perfección si entras en su juego. Un humor negro y mordaz en ocasiones. Además de contar con algunas muertes bastante impresionantes. Por otra banda como intentes tomártelo como un producto serio o busques explicaciones argumentales donde no las hay, posiblemente acabes por quitar la cinta antes de terminar. Vamos, desconecta de tu rutina, y disfruta de un producto hecho para disfrutar.

Firma: Omar Parra.