Buscador

Translate

Medio Oficial

miércoles, 14 de octubre de 2015

Maggie review


Título original: Maggie

Año: 2015

Duración: 95 min.

País: Estados Unidos

Director: Henry Hobson

Guión: John Scott 3

Música: David Wingo

Fotografía: Lukas Ettlin

Reparto: Abigail Breslin, Arnold Schwarzenegger, Joely Richardson, J.D. Evermore, Laura Cayouette, Amy Brassette, Dana Gourrier, John L. Armijo, Aiden Flowers


Arnold Schwarzenegger se atreve con los zombies.

Arnold Schwarzenegger, ser cinco veces Mr. Universo, super estrella de Hollywood y gobernador de California no es poca cosa. Arnold ha cumplido siempre sus sueños y objetivos por grandes que estos fueran. Pero ya es un hombre mayor, ya no vale para el culturismo y ya hizo todo lo que tenía que hacer en política. Pero todavía le queda el cine, para ello hace un ejercicio evolutivo en lo que a su vena dramática se refiere para interpretar su personaje en la película de ¿zombies? Maggie.

El mundo se ha sabido adaptar a una epidemia zombie, todavía no está controlado pero todo sigue funcionando más o menos bien. Maggie es mordida por uno de ellos y nada puede impedir su lenta transformación durante las próximas semanas, su padre la lleva a su hogar para despedirse.

La verosimilitud de la película es forzada una y otra vez para ensalzar su dramatismo. No es lógico, por cruel que parezca, el sistema que utiliza la sociedad ante casos de contagio zombie. La razón indica que ante una persona infectada, como mucho (¡como mucho!) te puedes despedir de esa persona y acabar lo más rápido posible con ella. Todo el mundo corre peligro por su estado y los extremos de la situación obligan a actuar de tal manera. Todo y que en esta película indican que la transformación se alarga hasta el mes y medio, nada impedirá que ocurra, quizás sí que tienes un poco más de manga ancha para actuar, pero... ¿llevarte al infectado a tu casa (con niños pequeños) para ver cómo se va pudriendo en tu cara? Vamos, es que ni de coña.

Y claro, si ponemos a los personajes en tan dramática situación pues los sentimientos afloran hasta sacando la basura. Y es cuando te das cuenta que absolutamente toda la producción de esta película esta ideada para ensalzar a Arnold Schwarzenegger en su personaje más serio. La acción es inexistente al igual que el humor, sus papeles más comunes, no obstante el actor no lo hace nada mal, ofreciendo una interpretación muy íntima, sincera y natural. Junto a Abigail Breslin (Señales, Bienvenidos a Zombieland), son la película entera y lo mejor que puede ofrecernos, pues como producción no es nada del otro mundo. Dejando las partes ilógicas que antes he mencionado a parte, la película no tiene más que observar como Maggie se va transformando. Y ni siquiera es algo intenso, pues todos los personajes actúan de una manera fría y callada.

Dirige su primera película Henry Hobson, aunque lleva un autentico carrerón en trabajos técnicos y aquí lo tiene fácil. Dispone de un presupuesto muy limitado, pero con el aire intimista que tiene la película hasta le sobra dinero. No muestra nada de cómo funciona el mundo salvo cuatro trazos en el pueblo de al lado y eso no ayuda al espectador, pues no sabes hasta qué punto la situación está controlada (funcionan los servicios mínimos, las gasolineras y la electricidad, y todo esto con zombies rondando) llegando a dudar del peligro real. La película no es en blanco y negro pero casi, el color está extremadamente bajo, lo que se añade a ese aire de frialdad que cubre todo. No obstante la fotografía es preciosa.

Mi vena macabra se siente un poco decepcionada al ver que una película de Arnold Schwarzenegger en un mundo de zombies y que no tiene un solo tiro... es una oportunidad desperdiciada, pero hay que entender que todo en la vida se acaba y que el hombre ya no está para estos trotes. Película tirando a aburrida, con final abrupto y que explica más bien poco.

Firma: Oriol Hernández.