Buscador

Translate

Medio Oficial

miércoles, 20 de mayo de 2015

Entrevista a Lamberto Bava premio Maestro del Fantástico en el Festival Nocturna 2015


Hijo del mítico realizador italiano Mario Bava, Lamberto Bava (Roma, 1944) inició su andadura como asistente de dirección y guionista para, posteriormente, ponerse a las órdenes de Dario Argento en películas como Tenebre e Inferno. Con Argento, Bava firmó dos de sus películas más memorables, Demons y Demons 2.

El Festival Internacional de Cine Fantástico de Madrid celebrará el 30 aniversario de Demons. Nocturna 2015 hará de los cementerios sus catedrales y de las ciudades vuestras tumbas.


¿Sientes presión en tu trabajo siendo el hijo del gran Mario Bava?
Sí, en parte porque juzgo a mi padre inalcanzable, y porque todavía sigue vigente mi amor por él.


¿En qué momento decidiste seguir los pasos de tu padre?
No lo tengo muy claro. Empecé a ir a los rodajes en verano, cuando la escuela cerraba. Luego no terminé la universidad, me quedaron pocas asignaturas, dado que no me interesaba más estudiar.


Tu debut fue con Macabro, una de nuestras favoritas, ¿cómo surge dicho proyecto?
Fue un juego. Me llamó Antonio Avati, el hermano de Pupi. Creía que me iba a ofrecer ayudar a Pupi, pero no fue así: me hicieron leer un artículo de periódico sobre un hecho acontecido en Nueva Orleans, y me dijeron si quería dirigirlo. De broma escribimos un guión, para presentarlo a la productora Medusa. Jamás pensé que se haría realidad; sin embargo, tres meses después estaba ya rodando.


Estamos en el 30 aniversario de Demons, ¿esperabas que se convirtiera en una cinta de culto que se recuerda a día de hoy?
Sí y no. Durante los pases, me daba cuenta del interés de todos, que me parece comprensible si tienes entre manos algo novedoso, pero no hubiese pensado nunca celebrar el trigésimo aniversario con un recuerdo tan vivo y actual.


Dario Argento produjo dicha película, ¿cómo fue vuestra relación?
Dario fue y es un amigo. Hice con él dos películas como ayudante de dirección; además de tener muchos intereses en común, Dario me dijo que quería producirme una película si le traía una idea. Y así lo hizo.


Sergio Stivaletti también formo parte en Demons ¿cómo surgió la oportunidad de trabajar juntos?
Sergio era muy joven y muy bueno, hizo los efectos especiales de Phenomena y decidí apostar por él.


Una de las escenas más recordadas del film es cuando los demonios suben por las escaleras y solo vemos sus ojos, ¿cómo consiguió este efecto?
Fue muy simple: usamos trozos de papel celo pegados sobre los párpados de los actores, y funcionó al instante.


Trabajaste mucho con el terror de los 80, ¿a día de hoy que es lo que más echas de menos de aquella época?
Nada. Quizás sólo la fuente de la juventud.


Siempre trabajaste en Italia, ¿tuviste ofertas para ir a trabajar en América? De ser así, ¿por qué las rechazaste?
Siempre he trabajado con productoras italianas, incluyendo la mía, pero he rodado en todo el mundo. Tras Demons podría haber trabajado con compañías estadounidenses, pero no me habría gustado cambiar de país.


¿Qué opinas que a día de hoy surjan propuestas nuevas de festivales especializados en género de fantástico y terror como Nocturna?
Que son los mejores, los más auténticos, los más emocionantes. Verdaderos puntos de encuentro.


¿Crees que este tipo de festivales como el Nocturna ayudan a los trabajos más independientes en la distribución?
Seguramente sí.


¿Película de terror favorita?
Hay tantos… Todos: los que dan miedo, los que habría querido hacer yo... Cada año hay alguna sorpresa.

Adiós, gracias.