Buscador

Translate

Medio Oficial

viernes, 29 de mayo de 2015

Hellmouth review


Título original: Hellmouth

Año: 2014

Duración: 95 min.

País: Canadá

Director: John Geddes

Guión: Tony Burgess

Música: Jeff Graville

Fotografía: Jeff Maher

Reparto: Stephen McHattie, Siobhan Murphy, Boyd Banks, Julian Richings, Mark Gibson, Ari Millen, Bruce McDonald


Lo que pudo haber sido pero no fue.

La estética propuesta que se mueve entre un cuento de Edgard Allan Poe y un episodio de la película Sin City se ve manchada por unos FX dignos de hace 10 o 15 años cuando las primeras películas se atrevían a adentrarse en los efectos digitales. Tal vez con un presupuesto más holgado esto no sucedería, pero aquí estamos, y esto es lo que tenemos delante.

Charlie Baker es un enterrador que se verá forzado a viajar hasta el mismísimo infierno para enfrentarse a sus demonios interiores y de paso recuperar el alma de una joven y bella mujer que se cruza en su camino.

Tercer largometraje dirigido por John Geddes que sigue su trayectoria por el género de terror, aunque esta vez añade bastantes matices de fantástico a la ecuación, pese a tener experiencia en este tipo de films parece que esta vez se encontraba desubicado pues no acaba de tener ningún momento apoteósico en todo el metraje, convirtiendo la experiencia del espectador en algo bastante plano. Frente al guión tenemos a Tony Burgess, que hace unos años sorprendió a todos con el brutal guión de Pontypool, aunque sus siguientes trabajos han bajado notablemente la calidad de la mencionada, en Hellmouth sigue ese camino de descenso, ofreciendo a priori una historia que podría dar mucha más juego del que finalmente nos muestra.

Lo mejor del film sin duda alguna es el magnífico trabajo que nos regala Stephen McHattie, en el papel de Charlie Barker, como protagonista indiscutible del film. Es capaz de mostrar todo un abanico de emociones con una facilidad sorprendente y desprende un carisma único, como ya ha demostrado en otras ocasiones.

Por contrapartida, el mayor punto débil de Hellmouth son sus efectos digitales, muy flojos en general. Para poneros en situación de la gravedad de esto, posiblemente el 90% de metraje este rodado tras un croma verde.

Realmente tenía muchas ganas de poder ver Hellmouth, desde sus inicios me parecía un proyecto muy interesante, de hecho los 15 primeros minutos de introducción me fascinan, a partir de ahí es un verdadero descenso a los infiernos, sin frenos. En definitiva una interesante pero fallida propuesta, que muy a mi pesar no voy a recomendar.

Firma: Omar Parra.