Buscador

Translate

Medio Oficial

viernes, 19 de diciembre de 2014

Tiburón review


Título original: Jaws

Año: 1975

Duración: 124 min.

País: Estados Unidos

Director: Steven Spielberg

Guión: Peter Benchley, Carl Gottlieb, Peter Bentchley (Novela)

Música: John Williams

Fotografía: Bill Butler

Reparto: Roy Scheider, Robert Shaw, Richard Dreyfuss, Lorraine Gary, Murray Hamilton, Carl Gottlieb, Jeffrey C. Kramer


Las mandíbulas más aterradoras de la historia del cine.

Un joven realizador llamado Steven Spielberg ha sido el responsable de que la mayoría de los mortales, no podamos darnos un baño tranquilo en cualquier playa. El motivo no es otro que el estreno de Tiburón. La película nos hizo temer a esas criaturas de casi dos toneladas de peso y dos hileras de afilados dientes, con especial predilección por la carne humana. Mediante el título original de Jaws, gracias a ella se han realizado infinidad de producciones con mayor o menor fortuna. Varias secuelas, tiburones mutantes, escualos con dos cabezas, voladores o incluso, con una inteligencia tan desarrollada que sacarían los colores al mismísimo Albert Einstein.

Estrenada en 1975, desde su lanzamiento ganó toda la atención por parte de la crítica y la prensa internacional. En parte, gracias a la gran campaña de marketing iniciada por Universal Pictures. Como grandes fueron los problemas surgidos a la hora de llevar a cabo el rodaje. Filmada casi en su totalidad en la isla de Martha’s Vineyard en Massachusetts, la atrevida decisión de rodar la mayor parte de escenas donde aparece el escualo en mar abierto, pronto generó múltiples contratiempos. El rodaje sufrió muchos retrasos y el presupuesto inicial se vio incrementado en varios millones de dólares.

Con un guión basado en la novela del mismo nombre escrita por Peter Benchley, el encargado de desarrollar el argumento fue Carl Gottlieb. La historia de Gottlieb ha sido analizada desde todos los puntos de vista posibles, con interpretaciones de lo más diverso e incluso, con descabelladas teorías conspiratorias contra la forma de vida estadunidense. Lo cierto es, que Tiburón es una película trepidante y de una gran fuerza visual, que supo hacernos temblar sólo con mostrar una aleta en el agua y unos acertados acordes musicales de fondo. Con todo merecimiento dicha banda sonora le sirvió para recibir el Oscar junto a dos más, el de mejor montaje y mejor sonido.

Para hacer más objetivo el proyecto, Spielberg se empeñó contra el criterio de los productores, contar con un elenco poco conocido para dar una mayor sensación de realismo y así, otorgar todo el protagonismo al gran tiburón. El resultado fue óptimo y Roy Scheider, Robert Shaw o Richard Dreyfuss realizaron un trabajo muy honesto y convincente. Muchos de los diálogos fueron improvisados por ellos mismos y el director los dejó tal como estaban, por la naturalidad que proporcionaron a las escenas.

La bonita localidad costera de Amity Island en Nueva Inglaterra, es un destino ideal para pasar unas tranquilas vacaciones estivales en familia. En plena temporada turística, un enorme tiburón comienza a devorar a los turistas que atestan las playas de la población. El policía local Martin Brody, el caza tiburones Quint y el biólogo marino Matt Hooper se unen para poner fin a la pesadilla implantada por la aterradora bestia.

Obra maestra del suspense más escalofriante que ha servido de precedente para innumerables producciones posteriores, y donde queda reflejado el buen hacer cinematográfico de un equipo y de un director, dispuestos a hacer algo muy diferente y pensado para perdurar a lo largo de los años. Reúne todos los ingredientes para ser una película de referencia en el género. Tensión a raudales, angustiosa hasta el final y además, con un espectacular trabajo de efectos especiales que 39 años más tarde, no desentonan en absoluto.

Firma: Sergio Bosch.