Buscador

Translate

Medio Oficial

jueves, 6 de noviembre de 2014

Crónica Festival TerrorMolins 2014 día 2


Miércoles 5 de Noviembre

La segunda jornada de la XXXIII edición del Festival de Cine de Terror de Molins de Rei promete y mucho. Los actos y proyecciones programadas seguro que enganchan a un público que vuelve a rozar el lleno en la sala del Teatro La Peni. Los afortunados que tenemos que cubrir este evento, agradecemos la dedicación y profesionalidad de los miembros de la organización al facilitar enormemente nuestra labor.

Sin más dilación y a las 17:00h empezamos mirando un poco para atrás, concretamente viajaremos hasta 1977 para degustar de todo un clásico como Rabia cuyo autor no es otro que el gran David Cronemberg. Situada en los inicios de su extensa carrera, destaca por un magnífico guión, obra de él mismo, y unos efectos especiales, a cargo del afamado Al Griswold, con los cuales consiguió una merecida fama y algún que otro premio. Rose, a bordo de una mítica Norton Comando, se ve envuelta en un accidente. Es internada en una clínica que tiene la particularidad de practicar métodos revolucionarios. Ella no es la excepción, pero los resultados no son los apetecidos, ya que desarrolla una especie de miembro fálico situado en la axila con el cual ataca a sus víctimas. Éstas desarrollan tras el ataque una incontrolable rabia que amenaza con destruir toda la ciudad.

Seguidamente y a las 18:45h, le toca el turno a la Sección Oficial y nos encontramos con una producción argentina cuya autoría recae en Martin Desalvo, estamos hablando de El Día Trajo la Oscuridad. El director sudamericano vuelve al largometraje después de que en 2005 realizará Las Mantenidas Sin Sueños. Entre estos dos films, su carrera se ha desarrollado en el mundo televisivo. Virginia vive con su padre Emilio cuando estalla un brote de rabia. Emilio ha de partir para ayudar a su hermano Ostrosky por un problema familiar. Virginia se queda a cargo de la casa cuando aparece la hija menor de Ostrosky casi desmayada. Tiene unos síntomas un poco extraños, esta afiebrada y debilitada, vive de noche y duerme durante el día. Al no poder localizar a ningún familiar, empiezan para Virginia unos días donde la convivencia se torna casi insoportable.

Cambiando un poco de espacio, a las 20:30h nos dirigimos a la Biblioteca Pau Vila para la presentación del libro Rob Zombie. Las siniestras armonías de la sordidez de la editorial Tyrannousaurus Books a cargo de su autor Daniel Rodríguez Sánchez.

Este pequeño break nos sirve para prepararnos para una prometedora sesión doble de películas a competición, formato novedoso de esta edición. En su primer apartado tenemos Suburban Gothic del director de grato recuerdo en este Festival Richard Bates Jr., no en vano tiene en su haber Excision que ganó en su día el premio a la mejor interpretación femenina para Traci Lords. Que decir tiene que lleva marcado su sello personal e inconfundible, algo muy meritorio para un director novel. Hay que hacer constar la breve pero intensa aparición de Jen y Sylvia Soska, autoras como ya sabéis de la afamada American Mary. Que Raymond haya estudiado un MBA no quiere decir que esté bien de la azotea y vea cosas que los demás mortales ni siquiera sueñen, al no encontrar trabajo se ve obligado a ir a casa de sus padres, una curiosa pareja la cual ni intuye ni sospecha las particularidades más recónditas de su hogar.

Para finalizar este trepidante día nos queda un plato fuerte Closer to God de Billy Senese en su primer largometraje. Brevemente y a través de un video de presentación nos explica su obra que, según sus palabras, no es más que una visión novedosa del mito de Frankestein. Interesante apuesta que pone en algunas secuencias los pelos de punta. Victor es un científico genético que logra clonar un ser humano llamado Elisabeth, soportando todo tipo de críticas, aunque también tiene sus seguidores. El oscuro pasado de sus experimentos genéticos le pasaran factura hasta llegar a un final desolador.

La jornada toca a su fin, dejándonos un gran sabor de boca. Sin duda esto va in crescendo.