Buscador

Translate

Medio Oficial

jueves, 11 de junio de 2015

The Tribe review


Título original: Plemya

Año: 2014

Duración: 130 min.

País: Ucrania

Director: Miroslav Slaboshpitsky

Guión: Miroslav Slaboshpitsky

Fotografía: Valentyn Vasyanovych

Reparto: Grigoriy Fesenko, Yana Novikova, Rosa Babiy, Alexander Dsiadevich, Yaroslav Biletskiy, Ivan Tishko, Alexander Osadchiy, Alexander Sidelnikov, Alexander Panivan


Sin palabras, sin piedad.

Justo al inicio de la proyección, un mensaje aparece en pantalla. Nos avisa de que la película está rodada en lenguaje de signos. No hay traducción. No hay subtítulos.
Aunque justificado, quizás este sea uno de los grandes hándicap de la película ya que como espectador se nos está privando de todo el diálogo, hecho que empobrece una historia que ya de por sí resulta interesante, incluso prescindiendo de dicho aspecto. Dato a destacar es la aparición de sonidos en el film, indicativo de que no solo está dirigida a público sordo-mudo.

El argumento nos cuenta la historia de un adolescente que empieza clases en una nueva escuela, especial para sordo-mudos. Pronto se verá alistado en una peligrosa banda de delincuentes, formada en su mayoría por alumnos del propio centro.

A raíz de esta sinopsis, hay que puntualizar que, solo los alumnos de la escuela hablan el lenguaje de signos. El resto de personajes ajenos a la escuela se los oculta. No les vemos articular palabra. Tan solo hay una escena en la que podemos escuchar murmullos de gente hablando, y estos son ciudadanos italianos. Con lo cual, metafóricamente se nos deja entrever que todo el estatus social ucraniano comparte un mismo idioma, una misma realidad muy diferente a la de los europeos.

The Tribe habla acerca de problemas concretos de la sociedad ucraniana, de los que ni se habla ni se escucha en el resto de Europa, ni en las clases dirigentes del país, pero que al fin y al cabo existen y no entendemos.

Las referencias a los colores de la bandera ucraniana aparecen en el paisaje constantemente. El azul y/o el amarillo siempre están presentes anticipando alguna de las muchas escenas violentas y crudas que dispone la película, ya sea en forma de columpios en un parque, camiones estacionados en un oscuro parking, las paredes de la escuela, etc...
La bandera en sí tan solo aparece al principio de la película, izada en el patio de la escuela donde transcurrirá gran parte de la trama. Escena solemne del inicio del curso y de los niños saludando a sus profesores. No tardaremos en darnos cuenta de que este panorama es una ilusión, una visión errónea de la sociedad ucraniana. Una generación perdida de jóvenes ucranianos acabará siendo el fiel reflejo de la película.

Como referencias fílmicas, The Tribe, recuerda a Elephant (2003) de Gus Van Sant tanto por temática como por los movimientos de cámara, que hacen largos seguimientos de los personajes desde sus espaldas. Sin ser exactamente el mismo ejemplo, puesto que en The Tribe sí que hay diálogo aunque la mayoría del público no lo entienda, también podríamos comparar la película a la española Tiro en la cabeza (2008), trabajo imprescindible en la filmografía del director Jaime Rosales, en la cual tan solo se articula una palabra en todo el largometraje.

En definitiva, estamos ante una rareza. Una obra interesante y muy recomendable para quién quiera experimentar otros tipos de cine posibles, que los hay, solo que a veces nos son muy difíciles de descubrir. Una buena propuesta, que enriquece y mucho.

Firma: Javier García.