Buscador

Translate

Medio Oficial

miércoles, 17 de junio de 2015

Goodnight Mommy review


Título original: Ich seh, Ich seh

Año: 2014

Duración: 99 min.

País: Austria

Director: Severin Fiala, Veronika Franz

Guión: Severin Fiala, Veronika Franz

Fotografía: Martin Gschlacht

Música: Olga Neuwirth

Reparto: Susanne Wuest, Elias Schwarz, Lukas Schwarz, Ulrike Putzer, Michael Thomas


El amor de madre te puede llevar a hacer cualquier cosa.

Ich seh, Ich seh, es el título original de esta película austriaca difícil de catalogar, porque etiquetas como terror, thriller, drama familiar o incluso gore se le ajustan muy bien. Esta mezcla de géneros no obstante no merma de identidad propia a un film que guarda un desenlace de la historia sorprendente para el espectador sin perder la identidad propia.

Dos gemelos de no más de diez años, ansían la llegada de su madre que ha sido sometida a una operación de cirugía plástica. Al regresar, esta lo hace con la cara vendada y una actitud que difiere de lo que los hermanos recuerdan de su progenitora...

Dirigida por Severin Fiala y Veronika Franz, esta última la recordaremos por ser la guionista de la trilogía, Paraíso: amor, fe, esperanza del director Ulrich Seidl. Convirtiéndose de esta manera en el segundo trabajo juntos en la dirección, lo hicieron anteriormente con una película del 2012 titulada Kern.

El inicio del film donde ambos hermanos se divierten jugando hasta llegar al lago, no es más que una introducción pausada, que sirve de muestra de la gran amistad que los une. Unos planos generales magníficos, destacando como una de las mejores cosas de la película la nítida fotografía sin huir en ningún momento de esta claridad ni tan solo en las escenas más contundentes. Por otra parte, en las escenas interiores juegan con la contraluz muy sutilmente.

El desarrollo de la historia da inicio, con la aparición de la madre en escena, la cual al interactuar con sus hijos comenzará a forjar la trama. Este punto de inflexión es el ecuador donde todo en la historia cambia y la introducción inicial queda atrás, manteniendo en común eso si el ritmo, que es el mismo para todo el metraje.

La historia contiene una sorpresa, a modo de giro de guión, predecible para los más atentos y que sorprenderá a los que no lo sean tanto, en este punto apreciamos una similitud con un film americano del 1999 del que no revelare el título para no arruinaros la sorpresa. A pesar de este giro conocido, la historia es muy original y guarda como he mencionado anteriormente un final que dejará incrédulos a los espectadores.

He dejado para el final de la review lo que considero uno de los puntos más fuertes de Goodnight Mommy, y es la interpretación de los gemelos Elias y Lucas Schwarz que a pesar de su corta edad, soportan el peso de la película con tremenda profesionalidad, crean el juego que da credibilidad a la historia.

Firma: Gerard FM.