Buscador

Translate

Medio Oficial

martes, 10 de junio de 2014

Wer review


Título original: Wer

Año: 2013

Duración: 89 min.

País: Estados Unidos

Director: William Brent Bell

Guión: William Brent Bell, Matthew Peterman

Música: Brett Detar

Fotografía: Alejandro Martínez

Reparto: A.J. Cook, Sebastian Roché, Vik Sahay, Stephanie Lemelin, Angelina Armani, Simon Quarterman, Oaklee Pendergast, Brian Johnson, Corneliu Ulici, Collin Jay Blair, Brian J. O'Connor


Estos hombres lobos no asustan.

Hace un tiempo escribí la crítica de Only Lovers Left Alive (review), en ella explicaba que me parecía un modo realista de explicar la existencia de vampiros en nuestro mundo, sin parafernalia de criaturas de la noche ni tanta historia. Eran seres que vivían apartados de la sociedad, que muy raras veces cazaban y que, al ser eternos, poseían unos conocimientos artísticos y científicos fuera de lo común. Wer es exactamente lo mismo pero centrándose en la figura del hombre lobo.

Después del brutal asesinato a una familia, un equipo de abogados debe defender al máximo sospechoso del caso. Un extraño hombre que esconde un secreto.

Después de una genial escena introductoria en el que atacan a la familia y unas más que correctas escenas televisivas en el que te hacen un resumen de como este acontecimiento afecta al mundo, conocemos al equipo protagonista de la película, encabezados por Kate Moore (A.J. Cook) que es la abogada principal del caso, Eric Sarin (Vik Sahay) que es el encargado de aportar datos e información, y del recién llegado Gavin Flemyng (Simon Quaterman) que está especializado en la rama de la medicina y tiene un pasado con Kate. De Cook no puedo decir nada realmente malo, interpreta bien a su personaje y es coherente, se asusta cuando debe hacerlo y es valiente cuando llega su momento, de lo mejor de la película. De Sahay no tengo tan buena opinión, le conocía por su papel de payaso en Chuck y aquí luce demasiado serio, me chocó bastante viéndole con un registro tan cambiado y creo que lo hace mejor en comedia. Flemyng es el que se lleva la peor parte, no es por la interpretación, que cumple sin mucho más, es por la ridícula historia que gira alrededor de su personaje. No tiene ni pies ni cabeza y reacciona de la peor manera posible, si Cook era de lo mejor, él es de lo más flojo.

Dirige y co-guioniza William Brent Bell (Devil Inside, Stay Alive), esta es su mejor película hasta la fecha, pero más por demerito de las anteriores que otra cosa. Se hace un poco un lío con la cámara. Hasta a la media hora de película me di cuenta de que NO es un falso documental. Está grabada a pulso para darle un toque realista pero ni tanto ni tan calvo, de verdad que parece que haya un tío grabando ahí en medio tipo reality show en vez de un verdadero equipo de rodaje. A mi parecer esto juega claramente en contra. La película está ambientada en Lyon, lo cual se agradece al cambiar un poco la localización, pero aparte de algunos personajes franceses a los que se les escapa alguna palabra en su idioma poca diferencia se deja ver. Sucede en Lyon como podría suceder en... Ciudad del Cabo, por decir algo.

Donde la película suma y mucho es en las escenas de acción, muy bien rodadas, con efectos especiales muy resultones y con coreografías brutales y muy dinámicas. Sin querer hacer spoilers hay una escena en un quirófano y otra en un ático que no tienen nada que envidiar a cualquier super producción americana. En cambio los momentos de supuesto terror no cumplen con el nivel necesario. Hay algunos sustos que no te producen ni un pestañeo al verlos venir de lejos.

Wer no es una mala película, mantiene los mínimos de interés como para acabarla, pero la deficiente dirección y el pésimo argumento que gira en torno al personaje de Gavin Flemyng le restan muchos enteros. Es interesante la aproximación de la leyenda del licántropo en un mundo realista, pero creo que no se ha enfocado correctamente.

Firma: Oriol Hernández.