Buscador

Translate

Medio Oficial

lunes, 23 de junio de 2014

Entusiasmo de los fans de Rob Zombie, con la entrega del Gran Premio Honorífico de Sitges


Sitges 2014 vivió el pasado sábado 21 de junio su primera noche de emociones fuertes. Los Aribau Multicines de Barcelona fueron el escenario de la entrega del Gran Premio Honorífico del Festival a Rob Zombie, cineasta y músico, de gira actualmente por Europa. Rob Zombie es uno de los directores de cine de terror con más personalidad de su generación y se ha convertido en una referencia para los amantes del género y el público del Festival.

En el acto de homenaje, Rob Zombie recibió el galardón de manos del director del Festival, Ángel Sala, entre los gritos y aplausos de sus seguidores. La sorpresa llegó cuando Sheri Moon, actriz protagonista de las películas de Zombie y pareja del director, también obtuvo el reconocimiento del Festival, con la entrega de la María Honorífica. A continuación, se inició un coloquio con los asistentes, que aprovecharon la esperada visita de Zombie para hablar con él de su trayectoria cinematográfica y musical. El premiado director se autodefinió como “un niño de los años setenta, inspirado por películas como Bonnie & Clyde”. También afirmó que lo que más le gusta es “el cine violento, el tipo de violencia que hace sentir mal al espectador”. Tanto él como Sheri Moon se mostraron orgullosos de trabajar juntos: “Es como una dimensión más del matrimonio”. Y no faltó un guiño al Festival de Sitges cuando Zombie aseguró que su personaje de terror favorito es King Kong. Por su parte, Moon escogió al monstruo de Frankenstein.

Durante la conversación, se hizo referencia al esperado próximo film de Zombie: “Va directo al grano, será más cercano a The Devil's Rejects, aunque a última hora todo puede cambiar”. La velada concluyó, precisamente, con la proyección de este título, dirigido por Zombie en el año 2005, como secuela de House of 1.000 Corpses. Una historia ultraviolenta en forma de road-movie que se pudo ver en Sitges 2005 y que no dejó a nadie insatisfecho.