Buscador

Translate

Medio Oficial

jueves, 22 de mayo de 2014

Crónica Festival de Cannes 2014 día 8


Miércoles 21 de Mayo

Hoy ha sido el primer día que podemos dormir decentemente, eso de levantarse sin prisa a renovado totalmente nuestras energías. Empezamos encaminándonos hacia el Teatro de la Croisette donde tenía lugar The Tale of Princess Kaguya la ultima película producida por Studio Ghibli, a cargo de Isao Takahata (La tumba de las luciérnagas). Como no esperábamos menos de una producción así, la cola que nos encontramos no tenía fin y pese a hacer más de una hora de cola nos hemos quedado fuera de la proyección, cosa extraña entrando como prensa, pero como en esta ocasión, puede pasar.

Pero nosotros lo último que perdemos es la esperanza, por eso nos lanzamos seguidamente a ver lo último de Cronenberg, que no se diga. Maps to the Stars es una película que bebe mucho de las crónicas negras hollywoodienses al estilo del célebre Hollywood Babylon de Kenneth Anger. Sorprende por su tono, más cercano a Cecil B Demented de John Waters que a lo que nos tenía acostumbrados Cronenberg últimamente, aunque sin renunciar a su clásico sello obsesivo, fetichista y con personas practicando sexo extraño y con algún tipo de deformidad. Aunque se la ha calificado como un drama, Maps to the Stars es una comedia negrísima con unos actores en estado de gracia y unas secuencias que destilan veneno cinematográfico con mucha mala leche. Sorprendente y gamberra.

Primero un fallo, seguido de un gran acierto, como la cosa apunta bien hemos optado por dar un último repaso a la Marche du Film, ya que hoy era el ultimo día en pie. De hecho hemos podido observar como bastantes ya habían recogido, parece que 8 días de negocios seguidos cansan a la gente. La verdad que se nos ha dado bien este último día por el mayor mercado del cine mundial y aprovechado para recoger información de las próximas novedades y para despedirnos de los amigos.

Mañana empezaremos con una de las películas que le tenemos muchas ganas, lo nuevo de Fabrice Du Welz, llamado Alleluia.