Buscador

Translate

Medio Oficial

viernes, 4 de abril de 2014

Pesadilla en Elm Street review


Título original: A Nightmare on Elm Street

Año: 1984

Duración: 91 min.

País: Estados Unidos

Director: Wes Craven

Guión: Wes Craven

Música: Charles Bernstein

Fotografía: Jacques Haitkin

Reparto: Heather Langenkamp, Robert Englund, Johnny Depp, John Saxon, Charles Fleischer, Nick Corri, Amanda Wyss, Ronee Blakley


Nace el icono del terror más carismático.

Pesadilla en Elm Street supuso el inicio de muchas cosas. Primero y por encima de todo, fue el nacimiento de todo un icono en el cine de terror, a muchos no les gustará, a otros les encantará, pero... ¿quién no conoce a Freddy Krueger? También dio salida a uno de los actores más polifacéticos y más reconocidos a nivel mundial, sí, hablo de Johnny Depp. El también tuvo un pasado oscuro como teenager en películas de terror.

Algunos jóvenes del pueblo empiezan a hablar de un hombre con la cara quemada y que porta un guante con cuchillas, a todos se les aparece esta misma persona en sus pesadillas. Nadie les hace caso, pero el ambiente creado por sus padres y mayores del pueblo, proclama que algo ocultan. Detrás de Freddy Krueger se esconde un pasado de violencia y venganza. El ser más temido ha vuelto en busca de sangre, y esta vez quienes pagaran el precio son los hijos de quienes lo asesinaron.

Por aquel entonces Wes Craven ya era conocido en el mundo del cine, pues ya tenía en su haber títulos como La última casa a la izquierda o Las colinas tienen ojos. Pero aun le faltaba crear su propio icono, así nació Freddy. El trabajo del director de Ohio fue formidable en esta ocasión, tanto detrás de la cámara como con su trabajo al frente del guión. Personalmente creo que sin duda fue su mejor trabajo y el más recordado hasta la fecha.

La idea de indagar en nuestros sueños, nuestras pesadillas, los terrores nocturnos, uno de los miedos más primarios del hombre es sencillamente genial. Ese personaje creado por Wes Craven lo tiene todo, estéticamente tan impactante, como aterrador. Con una personalidad cargada de humor negro pero a su vez sádico y oscuro. Esta mezcla de puro terror y gags casi cómicos que protagoniza Freddy al principio pueden dejar descolocado a más de uno, pero es eso precisamente lo que lo hace único.

Robert Englund ha sabido dar vida a lo largo de más de media docena de películas al tipo, más sanguinario, más divertido, más cruel y sobretodo más imaginativo que vuestras pesadillas puedan imaginar. Pues el carisma de este entrañable ser que vive en nuestros sueños es innegable. Pero dejando a un lado al protagonista indiscutible de esta cinta, tampoco podemos olvidar nombres como el mítico John Saxon, como sheriff del pueblo y Heather Langenkamp, la scream queen de la primera entrega.

Pero no puedo terminar, sin hablar antes de una de esas personas no tan conocidas cara al público, pero que sin él, no hubiera sido lo mismo. Charles Bernstein, encargado de poner música a esta película, hizo un trabajo monumental y no hay duda que con su tema principal consiguió crear todo un símbolo del terror. A día de hoy dudo que haya alguien que no reconozca el tema de Pesadilla en Elm Street.

Si hay alguno de vosotros insensatos que aun no haya visto esta joya del terror, no perdáis ni un segundo más y lanzaros a ese viaje entre pesadillas y gritos que Wes Craven nos brinda. Aunque un pequeño aviso para navegantes, cierto es, que con el paso de los años ciertos momentos de maquillaje y demás efectos especiales cantan más que una almeja, avisados quedáis. Aun así, sigue siendo uno de los reyes indiscutibles del terror.

Firma: Omar Parra.