Buscador

Translate

Medio Oficial

martes, 11 de marzo de 2014

No Profanar el Sueño de los Muertos review


Título original: Non si deve profanare il sonno dei morti

Año: 1974

Duración: 90 min.

País: Italia

Director: Jorge Grau

Guión: Juan Cobos, Sandro Continenza, Marcello Coscia

Música: Giuliano Sorgini

Fotografía: Francisco Sempere

Reparto: Arthur Kennedy, Cristina Galbó, Jeannine Mestre, Ray Lovelock


Un espléndido viaje a los inicios del cine de zombies.

En los tumultuosos años setenta, no todo eran películas de destape. Aquí, en nuestro país, había un grupo de cineastas dispuestos a realizar algo diferente. Amando de Ossorio, Jesús Franco o el mismo Jorge Grau, son la incuestionable prueba de ello. Films rodados con la mayor ilusión que a pesar de contar con un pequeño presupuesto, conseguían brillantes resultados. Aunque en su momento, estas fueron rápidamente encasilladas como productos de serie B, el paso del tiempo las ha situado en su justo lugar y han demostrado con todo merecimiento, ser creaciones irrepetibles que perdurarán en la memoria de los aficionados.

Rodada en 1974, No Profanar el Sueño de los Muertos, denota con claridad la influencia de Romero en nuestro realizador. Digo nuestro porque, las obras de Jorge Grau pertenecen ya a todos los amantes del género. Sin lugar a dudas, estamos ante un proyecto de buen hacer cinematográfico, que no desmerecería llevar la firma de Hammer o cualquier otra productora de primerísimo nivel. Es evidente la cuidada elaboración en todos los aspectos técnicos. Hay momentos donde la fotografía llevada a cabo por Francisco Sempere se muestra excelente, al magnificar los verdes paisajes de Derbyshire y Sheffield y lograr transmitir con claridad, el melancólico ambiente de aquellas tierras.

También los efectos especiales en las escenas más sangrientas, superan el listón de su época. Las impactantes secuencias de casquería causaron sensación entonces. Tampoco se queda atrás el elenco de actores que cumple su cometido de forma convincente. Ray Lovelock como protagonista y Cristina Galbó en el papel de Edna, aportan su destacada experiencia en este tipo de producciones. Pero es el fallecido Arthur Kennedy, que al interpretar al obtuso inspector de policía McCormick, quien destaca por encima de los demás.

Un grupo de científicos utiliza una maquina de agricultura experimental para erradicar plagas de insectos. Debido a esto, los cadáveres más recientes se levantan de sus tumbas y siembran el terror entre los habitantes de las afueras de Manchester. George y Edna intentarán frenar el avance de los zombies, mientras esquivan a la incapaz policía local decidida a culparles de todos los crímenes.

Con toda seguridad una de las obras maestras del cine de terror nacional, que encumbró a Jorge Grau a lo más alto en ese pequeño grupo de directores de culto. De visionado ineludible para cualquier aficionado al cine clásico de zombies.

Firma: Sergio Bosch.
Raúl Cifuentes dijo...

Maravillosa. Esta es una de esas pelis que demuestran que el fantaterror español es uno de los mejores (y más desconocidos) del mundo. Un saludo!!!

Sergio B dijo...

Cuanta razón tienes Raúl, estas producciones nunca han sido valoradas como se merecen.