Buscador

Translate

Medio Oficial

miércoles, 26 de marzo de 2014

Megan Is Missing review


Título original: Megan Is Missing

Año: 2011

Duración: 86 min.

País: Estados Unidos

Director: Michael Goi

Guión: Michael Goi

Fotografía: Keith Eisberg, Josh Harrison

Reparto: Amber Perkins, Rachel Quinn, Dean Waite, Jael Elizabeth Steinmeyer, Kara Wang, Brittany Hingle, Carolina Sabate, April Stewart, John Frazier


Los peligros de la red.

Vivimos en un mundo en constante cambio, tanto que a veces, sino nos paramos un momento a hacer una pequeña retrospectiva, puede pasar desapercibido.
No cabe duda de que las nuevas tecnologías están completamente integradas en nuestras vidas, pero quizá no somos tan conscientes de cómo estas han alterado nuestra realidad, creando nuevas formas de relación que hace tan solo unos diez o quince años eran impensables y que tienen ventajas pero también inconvenientes.
Esta película, basada en grabaciones reales –Contada a través de video chats, video blogs y escenas de cámara en mano- puede llegar a darnos una idea de este gran cambio producido, que a pesar de su carácter silencioso, ha sido radical.

Megan es una adolescente, de tan solo catorce años, un tanto desinhibida que pasa sus días entre fiestas donde el sexo, las drogas y el alcohol son tónica habitual y no pueden faltar. En su vida diaria, intenta lidiar con una madre soltera y ausente, que colecciona padrastros, cuya única relación transcurre entre gritos y reproches. Para intentar paliar toda esta vorágine de caos, cuenta con su mejor amiga, Amy, que es la antítesis a ella. Formal, impopular, sin experiencia con chicos y máxima responsable de mantener la salud mental de su amiga. Entre los múltiples ligues de Megan cabe destacar a Josh, el más reciente, por el que ella siente algo especial y el último en hablar con ella antes de su extraña desaparición.

Estupenda película de Michael Goi, veterano director de fotografía de series como American Horror Story, El mentalista, Me llamo Earl. En esta ocasión retoma la dirección, después de unos años de parón, para ofrecernos su segundo film, cuya base es una historia real sucedida en 2007 cerca de los Ángeles, dónde se nos cuenta como indica su título, la desaparición de Megan.

Intentar abordar este film sin dividirlo en tres partes diferenciadas, resulta algo complejo, y es lo que acaba aportándonos un notable producto final. Una primera parte repleta de fiestas adolescentes y confesiones intimas entre amigas, y que puede resultarnos más o menos amena en función de gustos. Una segunda en la que se recrean partes de noticiarios en referencia a la desaparición de Megan, al más puro estilo americano con todos sus excesos y su doble moral. Para finalizar, una excelente tercera parte, que es difícil explicar sin entrar mucho en detalles o spoilers, pero de la que se puede decir que hará las delicias de los fans del terror menos explicito, que puede llegar a herir algunas sensibilidades y que nos despertará de golpe del ensoñamiento producido por lo visto hasta el momento.

Entre las grandes virtudes de este film, cabe destacar su forma, ya comentada, donde el conjunto de grabaciones y sus diferentes formatos, terminan creando una interesante perspectiva, que a pesar de no ser del todo novedosa, nos da un toque más ameno y fresco, haciéndonos olvidar, por momentos, que en realidad estamos viendo la recreación de un secuestro.

Notable film, con sus más y sus menos, que puede gustar o no, pero que probablemente no deje indiferente.

Firma: Daniel Manso.