Buscador

Translate

Medio Oficial

miércoles, 6 de marzo de 2013

Slice review


Título original: Cheun

Año: 2010

Duración: 99 min.

País: Tailandia

Director: Kongkiat Khomsiri

Guión: Kongkiat Khomsiri, basado en la historia de Wisit Sasanatieng

Música: Wild at Heart

Fotografía: Thanachart Boonla

Reparto: Arak Amornsupasiri, Sonthaya Chitmanee, Jessica Pasaphan, Chatchai Plengpanich, Sikarin Polyong, Artthapan Poolsawad


Perturbador thriller. El nacimiento de un monstruo.

Slice muestra la cara más atroz, más oscura de la sociedad. Y como un inocente niño puede quedar corrompido hasta la médula por gente sin escrúpulos, por gente que no tiene aprecio a nada ni nadie. El nacimiento de un monstruo vengativo creado por el odio, por el miedo y por el deseo de venganza.

Sexo con niños, acoso, muertes violentas, eso y muchas más cosas hacen de esta película, una de las más duras y perturbadoras del cine tailandés. Olvidaros de ese país idílico, sin duda un punto de referencia para turistas, lleno de sitios paradisiacos. Esta película nos sumerge en otro mundo totalmente diferente al antes comentado, un lugar sin compasión, donde rige la ley del más fuerte y donde la policía puede tener menos escrúpulos que un asesino a sueldo.

Se están cometiendo una serie de atroces asesinatos, los cuales parecen no seguir ningún patrón en común, aparte de su extrema violencia a la hora de matar. Pero parece ser que hay alguna conexión entre el ex agente Tai y el asesino. El policía a cargo de la investigación llegara a un acuerdo con Tai para librarlo de la cárcel a cambio que le ayude a cazar a ese asesino sin escrúpulos.

Kongkiat Khomsiri se dio a conocer al mundo co-dirigiendo las entregas 2 y 3 de Art of the Devil, años más tarde decidiría pasarse al thriller y fue Slice su debut en este género. Guión del propio director, basado en una historia de Wisit Sasanatieng, realmente macabro, pero llevado a la pantalla de manera sublime. La historia en un principio puede parecerse a Se7en o Resurrección, pero pronto se aleja de ellas, mostrándonos una cinta mucho más oscura, más sucia y llena de violencia, pero lo mejor de todo es su trasfondo, con el cual queda gran parte de esta extrema violencia justificada. El film alcanza nivel de brutalidad crudeza narrativa al cual sólo se aproximan las emergentes cintas coreanas, tales como The Chaser o I Saw The Devil.

Hay que destacar dos cosas del apartado técnico en este film y son sin duda su oscura y turbia fotografía, obra de Thanachart Boonla, el cual ha trabajado en grandes títulos de acción como Thai Dragon o Raging Phoenix, y por otra parte el maquillaje y los efectos de Narudee Sakulpongchai, simplemente brutales, su trabajo es tan real que acaba causando aversión en las escenas más escabrosas.

Estrenada en 2009 en su país, al año siguiente se presento en el Festival de cine fantástico de Sitges en su sección Midnight X-treme, donde se anuncio que próximamente contaría con un remake americano.

Sin duda uno de los mejores thrillers que hayan salido de Tailandia y personalmente de los mejores y más brutales thrillers que haya tenido el placer de visionar. A la espera que los americanos saquen un remake posiblemente mucho mas edulcorado, me quedo con esta magnífica y terrorífica, Slice que su director Kongkiat Khomsiri nos regala.

Firma: Omar Parra.